lunes, 13 de octubre de 2014

Cañamero y la dirección del SAT responden a las acusaciones de sus afiliados en Almería con difamaciones e insultos

http://laotraandalucia.org/node/1924


Tanto en una reciente entrevista en la cadena Cuatro, como en una lamentable “declaración” colgada en la web nacional del sindicato, Cañamero y la dirección del SAT han respondido a las denuncias de un grupo de afiliados en Almería con difamaciones, descalificaciones e insultos personales hacia los mismos.
En lugar de responder a las acusaciones, argumentando en contra de las mismas y exponiendo las razones de su actuación, el Portavoz Nacional de SAT, Diego Cañamero, y la Dirección del sindicato, se han lanzado a una campaña de graves descalificaciones, injurias y ofensas personales contra el colectivo de 18 afiliados que a primeros de octubre presentaron una denuncia ante los juzgados de Almería contra las prácticas económicas irregulares descubiertas en el sindicato y la actuación al respecto, tras habérsele comunicado, de Cañamero y la dirección. Al final de la información volvemos a reproducir el resumen de los hechos denunciados y de la actuación de Cañamero y la dirección del SAT remitida por los propios afiliados denunciantes.
La entrevista de Cañamero
En una reciente entrevista  a Cañamero en un programa matutino de la cadena Cuatro, una de las tertulianas le pregunta: “¿Qué tal va la denuncia por 19 militantes al SAT, al sindicato para el cual usted trabaja?...dieciocho afiliados almerienses presentaron una denuncia por irregularidades en los cursos de formación…”
Respuesta de Cañamero: “Son infiltrados de la policía que se han infiltrado para despretigiar a este sindicato, no tenemos nada que ver con eso, son infiltrados de la policía, infiltrados de la derecha para romper este sindicato”.
Cabe señalar como ante la falta de respuesta, ya que Cañamero se dedica

a dar un mitin sobre la corrupción, y la insistencia por parte de los tertulianos a que respondiese a la pregunta, Teresa Rodríguez, eurodiputada por Podemos le lanza un salvavidas desviando la conversación y preguntándoles sobre los salarios en el campo. Os ofrecemos al final del artículo el video con la intervención de Cañamero y el capotazo de la eurodiputada.
La declaración de la dirección del SAT
Lo que podría haber sido interpretado y podría haber quedado en un simple error lamentable por parte de Cañamero, fruto de un “calentón” momentáneo producido en el contexto de la entrevista, al calificar a sus propios afiliados como infiltrados de la policía y de la derecha, se transforma en campaña orquestada y premeditada por su parte y por la de la dirección del sindicato, cuando ésta sube a la página web nacional del SAT, un texto sin firmar y con el título de “declaración”, en que no sólo redunda en las descalificaciones difamatorias e insultantes vertidas en la entrevista por Cañamero, sino que incluso las amplía, llegándolos a calificar con epítetos como gentuza y sicarios.
Dicha declaración no contiene ninguna información de lo acontecido, ni una exposición de su versión de los hechos, o tan siquiera la más mínima explicación de los porqués de sus actuaciones, lo cual justificaría la elaboración y difusión de un comunicado. Ésta declaración, anónima en tanto que no contiene firma alguna, pero realizada obviamente por la dirección, y por tanto también por el propio Cañamero como miembro de la misma, se limita a mantener la línea de la entrevista, e incluso a incidir más aún y a aumentar el grado de las difamaciones e insultos vertidos contra sus propios afiliados.
De entrada, dicha declaración sitúa la denuncia presentada por sus afiliados en el contexto de la represión ejercida contra el SAT y la criminalización de sus acciones. Comienza afirmando que “Los caminos de la represión que emplea el poder son múltiples y variados” para concluir que estos pueden ir “desde declaraciones criminalizadoras hasta la represión pura y dura pasando por la censura televisiva o la infiltración de agentes externos”, y tras recordar lo acontecido en las marchas del 22M y la larga listas de encausamientos judiciales y multas que jalonan la historia del sindicato, concluyen que “cómo no han podido destruirnos por fuera, con la represión, lo intentan desde dentro”. Con todo ello, evidentemente, lo que pretenden es dar a entender que estos afiliados forman parte de esa “infiltración de agentes externos” y que la denuncia obedece a estas motivaciones de intentar destruirles desde dentro.
En este sentido, afirman que “Intentan desprestigiarnos, manchar nuestro nombre, con vagas acusaciones generales”. Y aportan como prueba de ello “que empresas en Almería que despiden a delegadas sindicales del SAT pongan en sus tablones de anuncios las denuncias falsas de esta gentuza”, así como “que medios de extrema derecha acojan en sus páginas digitales cada barbaridad que comentan. Todo esto les retrata”. O sea, que el hecho de que esta denuncia sea utilizada por empresarios y medios de extrema derecha es prueba más que suficiente, según ellos,  de la falsedad de lo denunciado (“todo esto les retrata”). Tras aportar tan sólidas y contundentes pruebas ¿quienes intentan realmente desprestigiar y manchar el nombre de otros con vagas acusaciones generales? ¿Quiénes son los que quedan retratados?
La declaración termina afirmando que “no vamos a entrar en las indecentes diatribas de estos sicarios. No vamos a hacerles el juego, por mucho medio de comunicación que llame. Y no lo haremos porque este sindicato está fuera de toda duda”. De lo cual se deduce que, como es lógico, han debido ser muchas las llamadas de los medios de comunicación, no sólo los de extrema derecha, preguntando por su versión de los hechos, y ante los cuales se ha optado por el silencio en defensa del sindicato. Aquellos que se quejan de que se les Intenta poner “a la altura de los demás sindicatos que están mezclados en asuntos sucios como si fuéramos lo mismo” hacen los mismo que las direcciones de esos sindicatos: envolverse en la bandera del sindicato, convirtiendo lo que es una denuncia sobre hechos concretos que implica a personas muy determinadas en un supuesto ataque a toda la organización y que se realiza por oscuros intereses.
La declaración concluye afirmando que “por mucho que intenten ensuciar a Diego Cañamero y a la dirección del SAT no van a conseguir movernos ni un ápice de nuestro camino que no es otro que la defensa inquebrantable de los intereses de la clase trabajadora en el marco de la lucha general por cambiar la sociedad y liberar nuestro pueblo”. Con lo que, además de tras el propio sindicato, pretenden parapetarse tras la clase trabajadora y hasta el pueblo andaluz.
Aquí no hay complots contra el SAT, los trabajadores o el pueblo andaluz. Aquí lo único que hay en una denuncia contra unos hechos y unas personas por parte de unos afiliados al SAT, y un portavoz y una dirección del sindicato que en lugar de informar, de responder o de asumir errores, se dedican a lanzar cortinas de humo sobre lo denunciado y a difamar e insultar a los denunciantes.
Texto íntegro de la declaración de la dirección del SAT
“Los caminos de la represión que emplea el poder son múltiples y variados. Lo vimos en las Marchas de la Dignidad donde el poder hizo un despliegue amplio de todo tipo de argucias: desde declaraciones criminalizadoras hasta la represión pura y dura pasando por la censura televisiva o la infiltración de agentes externos.
Durante las semanas en las que las diferentes columnas hacían el largo camino hasta Madrid para los medios de comunicación oficiales no existió el 22M. Cuando ya no hubo manera de ocultar e ignorar por más tiempo la realidad de las marchas se entró en la fase de criminalización. El Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, comparó el 22M con el partido neonazi griego Amanecer Dorado y la Sra. Cifuentes, Delegada del Gobierno, afirmaba que la policía había detectado grupos de incontrolados violentos. El ambiente estaba creado para que el poder establecido preparará su montaje represivo. Nos llegaron a introducir infiltrados en las asambleas y en los grupos de trabajo y misteriosamente nos inhabilitaron móviles y hubo entradas ilegales en correos electrónicos y perfiles de facebook. La traca final fue el mismo 22 de marzo cuando materializaron su operativo criminalizador, usando políticamente a los antidisturbios para impedir que la foto del día siguiente fuera una masiva movilización pacífica de la dignidad obrera, popular y ciudadana.
El estado demostró una vez más el amplio potencial del que dispone para neutralizar la protesta social. Viniendo ésta de instancias ajenas al régimen del 78 y teniendo un carácter masivo se afanaron por intentar destruir el 22M desde dentro y desde fuera. No lo consiguieron, aunque si lo dañaron.
Con nuestro sindicato, uno de los principales impulsores del 22M, está pasando lo mismo. Tenemos, en la actualidad, cerca de un millón de euros de multas y unos 600 compañeros y compañeras sujetos a procedimiento judicial a los que se les pide más de 400 años de cárcel. Al poder le molesta que haya surgido una fuerza sindical y social, como el SAT, ajena a los apaños pactados en La Transición y que no se vende ni claudica. Están acostumbrados a otra cosa y no aceptan el sindicalismo asambleario a pie de tajo y de acción directa que practicamos. Y cómo no han podido destruirnos por fuera, con la represión, lo intentan desde dentro. Ya nos lo advirtieron unos buenos amigos hace tres años que esto pasaría.
Intentan desprestigiarnos, manchar nuestro nombre, con vagas acusaciones generales para ponernos a la altura de los demás sindicatos que están mezclados en asuntos sucios como si fuéramos lo mismo. Y es curioso que empresas en Almería que despiden a delegadas sindicales del SAT pongan en sus tablones de anuncios las denuncias falsas de esta gentuza. Es curioso que medios de extrema derecha acojan en sus páginas digitales cada barbaridad que comentan. Todo esto les retrata.
Hace pocos días, nuestro Portavoz Nacional tuvo que tirarse delante de un vehículo para evitar, a riesgo de ser atropellado, la entrada de esquiroles que querían romper una huelga en Dos Hermanas. No fue noticia. Ningún medio se ha interesado por el incumplimiento sistemático de los convenios, al igual que ningún medio se quiere enterar de las condiciones de miseria y sobreexplotación de los trabajadores inmigrantes en Almería. Cuando quieran enterarse, llaménnos, estaremos encantados de llevarles por los tajos para que comprueben con los focos de sus cámaras de donde viene el milagro de la agricultura bajo plástico.
Llaménnos para eso, porque no vamos a entrar en las indecentes diatribas de estos sicarios. No vamos a hacerles el juego, por mucho medio de comunicación que llame. Y no lo haremos porque este sindicato está fuera de toda duda. Por mucho que intenten ensuciar a Diego Cañamero y a la dirección del SAT no van a conseguir movernos ni un ápice de nuestro camino que no es otro que la defensa inquebrantable de los intereses de la clase trabajadora en el marco de la lucha general por cambiar la sociedad y liberar nuestro pueblo”.
Texto íntegro en el que los afilados del SAT de Almería exponen lo denunciado y sus razones
En la mañana de ayer, miércoles 1 de octubre, 17 militantes del SAT-Almería,  hemos puesto una denuncia judicial contra las personas responsables en el SAT-Almería de cometer graves irregularidades y contra Diego Cañamero como máximo responsable nacional por permitirlas y no actuar en consecuencia a pesar de tener pleno conocimiento de los hechos. Se ha presentado ante el Juzgado Decano de Almería. No nos ha quedado mas remedio que actuar así, ya que a través de los órganos internos del sindicato no se nos ha dejado llegar hasta el final y se nos ha perseguido y sancionado por querer investigar y depurar responsabilidades.
Entre los militantes que hemos presentado la denuncia se encuentra el Portavoz Territorial, Mariano Junco, que fue elegido democráticamente en la Asamblea Provincial de Marzo del 2013, hasta que en el mes de mayo del 2014 de manera autoritaria e ilegal se nombra una Gestora y se le aparta de dicha responsabilidad, no solo a él,  sino a los principales responsables provinciales del sindicato en ese momento. A partir de entonces todo aquel militante que se haya significado en este intento por limpiar el sindicato, es visto de mala manera por parte de la Dirección Nacional del sindicato, culminando con la comunicación de imposición de fuertes sanciones a seis compañeros del SAT-Almería: Mariano Junco: 24 meses de suspensión de militancia, Roberto Manzano: 18 meses de suspensión de militancia, Laroussi el Morabiti: 18 meses, Rafael Lorente: 6 meses y José Antonio Peláez: 6 meses. Sanciones que no reconocemos, no solo por su injusticia y arbitrariedad sino porque ni siquiera se han guardado las formalidades. Pese a pedirlo constantemente, se niegan a explicarnos cuales han sido los Estatutos y en que apartado de ellos se han basado para proceder a dichas sanciones, no han formado una comisión de garantías, no nos han dado ninguna  posibilidad de apelar y la única comunicación  que hemos recibido de dichas sanciones ha sido a través de un simple correo electrónico. ¡Una auténtica chapuza¡
BREVE HISTORIA DE CÓMO SE INICIA EL CONFLICTO EN EL SAT-ALMERIA (MARZO A JULIO 2013).
A raíz de la Asamblea Territorial celebrada el 24 de marzo del 2013 se elige un nuevo Comité y un nuevo Portavoz Territorial: Mariano Junco. Éste cómo máximo responsable del SAT-Almería, comienza, junto a unos pocos militantes,  a interesarse por todos los aspectos internos del sindicato, algunos de ellos totalmente desconocidos para ellos, y comienzan a detectar una serie de cuestiones cuanto menos curiosas:
-  Federico Pacheco Frías que durante bastantes años fue el responsable máximo del sindicato en Almería, en la mencionada asamblea de marzo del 2013,  solo fue elegido para llevar el área de soberanía alimentaria y sin embargo en la práctica era el que seguía llevando las áreas mas importantes del sindicato: finanzas, organización, relaciones con Europa y era el que tenía firma y acceso a las cuentas mas importantes junto con la asesora laboral: Laura Góngora. A pesar de dirigir en la práctica el sindicato y ser remunerado por ello, no residía en la provincia de Almería y pasaba semanas enteras en las que no aparecía por el sindicato. Y para colmo, descubrimos que no estaba afiliado a ninguna Unión Local de Almería.
-  La responsable de Finanzas, Carmen Cruz, elegida también en la asamblea de Marzo no solo no aparece por el sindicato y no ejerce su función, sino que en julio del 2013 comprobamos que ni siquiera era afiliada al sindicato, es decir no pagaba cuota.
-  Con un número de afiliados poco numeroso,  apenas se pasaba en algunos momentos de 300 afiliados en toda la provincia, la mayoría en paro o con trabajos precarios, sin embargo había ingresos anuales cercanos a los 90.000 euros y hasta 8 o 9 personas en mayor o menor medida cobraban del sindicato.
-  Falta de democracia: Las decisiones importantes no se tomaban en las reuniones orgánicas del Comité Territorial, sino en reuniones del grupo de personas remuneradas  que  Federico encabezaba y que el mismo había llevado al sindicato.
-  A pesar de ser Almería, con diferencia,  el sindicato del SAT- Andalucía, con mayores ingresos económicos, nunca se apoyaba a otras uniones territoriales ni se participaba en las luchas nacionales, con lo cual se daba la paradoja de que estando la mayoría de los militantes mas activos del SAT en Andalucía multados o procesados por las diferentes luchas, en Almería no lo estaba ninguno.
-  Las relaciones con Europa, con el llamado Foro Cívico Europeo, que es el grupo europeo que coordinaba las ayudas económicas que llegaban al SAT-Almería, las llevaba personalmente y de manera opaca, sin contar con nadie, el propio Federico Pacheco, sin que en ningún momento diera a conocer ni los proyectos, ni contenido de los programas relacionados con la inmigración,  por los cuales se supone que se recibían esas sumas de dinero de Europa.
-  La llamada “ocupación de Simón Sabio” es uno de los apartados mas oscuros y mas antisindicales del SAT-Almería. Se empeñaron en llamar ocupación a una acción individual de algunas personas que solo buscaban beneficios personales. Ajenos a la participación de la mayoría de los trabajadores afectados, Federico y su grupo pusieron sin contar con los órganos del sindicato, al frente de dicha ocupación a un tal Francisco Jiménez, persona totalmente ajena al sindicato y a los trabajadores de Simón Sabio y que convirtió esa pretendida ocupación en un proyecto personal sin contar con el sindicato, engañando a este, sin rendir cuentas y saltándose a la torera las indicaciones del sindicato. No se entiende como si Simón Sabio es una ocupación jornalera como las muchas que el SOC-SAT ha llevado a lo largo de todos los años de su existencia, se lleva en silencio, sin darle publicidad, sin que la sociedad almeriense la conozca, sin que los máximos responsables nacionales hayan venido por aquí.
-  Y ya la gota que colmó el vaso fue cuando Federico y su grupo, saltándose lo decidido democráticamente en un comité territorial, en agosto del 2013, hicieron todo lo posible para que no se hiciera efectiva la elección como responsable de finanzas de la compañera Pilar Navío.
SE DA CONOCIMIENTO A LA PERMANENTE NACIONAL. APARICIÓN DE IRREGULARIDADES AÚN MÁS GRAVES. (SEPTIEMBRE 2013 A MARZO 2014)
Este último intento por que no se hiciera con la responsabilidad de finanzas, una persona que no controlaba Federico y su grupo, es lo que lleva al Portavoz Territorial y a un grupo de militantes a denunciarlo internamente y a llamar a la mediación e intervención de la Permanente Nacional del SAT.  Y así es que desde Octubre del 2013 hasta febrero del 2014 el responsable de Organización Nacional José Caballero y la de Acción Sindical Mari García acuden a todas las reuniones del comité territorial y son participes de sus decisiones, aunque ahora se desdigan.
En ese momento estos responsables nacionales parecían comprendernos y respaldarnos  en nuestro intento por aclarar la situación y cambiar el rumbo del SAT Almería. A la vez la oposición a los cambios de Federico y su grupo de contratados y colaboradores es cada vez mayor y ante ello los responsables nacionales nos piden paciencia y que no saquemos nada al exterior hasta que acabe la Marcha de la Dignidad de marzo del 2014 ya que para el SAT es una acción muy importante y situaciones como la de Almería podían dar al traste con el prestigio que nuestro sindicato había alcanzado. Cuestión que cumplimos con total disciplina, a pesar de las zancadillas constantes que íbamos recibiendo. Por otro lado también eran cada día mas los militantes que conociendo la situación irregular del sindicato, se unen al Portavoz y van consiguiendo con su participación en los órganos territoriales y de manera democrática acceder a responsabilidades importantes como la de comunicación, finanzas y organización.
Entre tanto nos vamos enterando de otra serie de graves  irregularidades como:
Déficit en la Asesoría Laboral de más de 7000 euros. Ya avanzado el mes de septiembre del 2013 por primera vez en el año, Federico Pacheco y la asesora laboral, que eran las dos personas que tenían firma en los bancos y que manejaban las cuentas de la asesoría laboral, comienzan a hablar de un posible “déficit” en dicha cuenta. Sin explicar con claridad desde cuando ni como han dado lugar a que falte dinero. Conforme va acabando el año 2013 dicen que el déficit puede estar en torno a 7.000 u 8.000 euros. Y por fin en una reunión de la Comisión Provincial de Organización y Finanzas celebrada el 17 de enero del 2014 y tras mucho insistirle en que lo aclarara,  la Asesora Laboral  confiesa que le habían cargado una serie de gastos nuevos a la cuenta de la asesoría y que cómo no había suficiente dinero para cubrir esos gastos, lo cogieron del apartado especial de las Indemnizaciones de los Trabajadores provenientes de salarios impagados que abona el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). Un fondo que llega al sindicato porque los trabajadores le han firmado un poder para ello pero que va destinado a dichos trabajadores sin que nadie mas pueda manejar ese dinero. Los datos de los trabajadores inmigrantes a los que se les cogió su dinero son los siguientes: Adellah Azzrirak: 1646 euros, Daniel Méndez: 1.359 euros, Nabih El Mustapha: 3815 y A. Bartoute: 900 euros.
A día de hoy no sabemos si han buscado a esos trabajadores, si les han devuelto o no el dinero, si tocar dinero de esos fondos especiales era o no una practica habitual en años anteriores en el sindicato, lo que si sabemos es que es una barrera que nunca se debería de haber traspasado y también sabemos que lo que nunca tocaban era el dinero de sus propios salarios y colaboraciones, es mas tenían la rara costumbre algunas de estas personas de prácticamente todos los meses pedir anticipos a costa de sus salarios y para eso nunca había problemas de déficit.
Sacan 1000 euros del SAT Almería para dárselo a Paco Jiménez el responsable que habían puesto en Simón Sabio. Lo hacen sin consultarlo con el Portavoz Territorial, sin comunicarlo a ningún órgano provincial. Mintiendo puesto que decían que era un préstamo a devolver, cuestión que no ha ocurrido. Todos los gastos, ingresos, bonos de ayuda etc. que ha originado la mal llamada ocupación de Simón Sabio son desconocidos para el sindicato. No han rendido en ningún momento cuentas a pesar de que se las pedimos constantemente.
Descubrimos, también de casualidad, leyendo un periódico provincial, que en el BOJA nº 195 del 4 de octubre del 2013 (Pág. 32 y 33) aparecen aprobadas dos subvenciones al SOC - SAT de 4.300 euros y de 5.600 por dos cursos: “Formación Laboral Trabajadores Inmigrantes” y “Formación en materia de inmigración asesores sindicales” de la Delegación del Gobierno de la Junta en Almería. Estos cursos y estas subvenciones son totalmente desconocidas para nosotros, incluido el portavoz territorial. Nadie nos informó de ellos ni tenemos constancia de que se hayan realizado, es mas creemos que es la dirección del sindicato en Sevilla la que se queda con el dinero, aunque los cursos y la Delegación que otorga la subvención es la de Almería y es aquí donde deberían de haberse realizado.
Cuando ya se conocía el tema del déficit y cuando ya se había decidido a finales de diciembre del 2013 que no se podía seguir pagando salarios, a pesar de ello la asesora laboral, y sin competencia sindical para ello, entrega a tres de los asalariados: Abdelkader Chacha, José Sancan y Mbarka 500 euros a cada uno. Lo hace sin pedir permiso a nadie, sin consultarlo y sin ser aprobado en ningún órgano del SAT.
La mayoría del dinero que recibía el sindicato provenía de organizaciones europeas, sobre todo del llamado “Foro Cívico Europeo” que era el que coordinaba las ayudas y el que tenía relación directa con Federico que llevaba directamente el tema sin darle participación a nadie. Se supone que ese dinero va para proyectos y programas de trabajo relacionados con la inmigración. Nunca hemos visto dichos programas. Los datos que tenemos es que el dinero de los últimos años iba destinado a la formación relacionada con el aprendizaje del español para inmigrantes, pero curiosamente los profesores encargados de dar esas clases, eran todos voluntarios y ninguno cobraba. Es mas cuando no había voluntarios las clases no se daban. Luego, parece ser, que ese dinero de formación iba exclusivamente para los salarios y colaboraciones de Federico y “su gente”. En noviembre del 2013 viene una delegación del Foro Cívico europeo que se reúne con Federico y su grupo a espaldas del Comité Territorial y del Portavoz Territorial ninguneando a la estructura orgánica del SAT-Almería  y a sus afiliados. Y en la única reunión que mantienen con el Comité Territorial y con el Portavoz dejan claro que no confían en este y que ellos tienen depositada toda su confianza en el antiguo equipo que preside Federico. Actuación que nos sorprende negativamente pues pensábamos que  estas organizaciones europeas  actuaban exclusivamente motivadas por  el apoyo al colectivo de trabajadores inmigrantes y que respetaban la autonomía del sindicato.
Irregularidades relacionadas con fraudes a la Seguridad Social  y derechos de los trabajadores. Algunas de estas personas estaban en el sindicato sin dar de alta en la seguridad social y otras cobrando en “negro” y a la vez cobrando prestaciones  incompatibles de otro tipo. Algo contradictorio en un sindicato que exigimos a los demás lo que no hacemos “en nuestra casa”. De hecho tenemos constancia, en este sentido, de la intervención de la Inspección de Trabajo de Almería
Todas las irregularidades que acabamos de narrar y muchas otras, se las fuimos narrando con pelos y señales, desde julio del 2013 hasta marzo del 2014 a la Dirección del Sindicato en Sevilla, a la Permanente Nacional. Ellos en principio coincidieron con nosotros en que esto no podía seguir así. Incluso en ciertas ocasiones alentaron personalmente al Portavoz Territorial para que asumiera su responsabilidad, ya que este compañero estuvo a punto de abandonar varias veces la portavocía ante la situación que se encontró en el SAT-Almería. Incluso fueron testigos de los cambios que fuimos introduciendo en el sindicato y de la entrada de varios compañeros en las responsabilidades provinciales, sin que en ningún momento mostraran oposición a dichos cambios. Además les dimos un enorme dossier relatando todas las irregularidades y con las pruebas de que disponíamos, incluso del intento de montar una ilegal estructura sindical paralela por parte de este grupo, del que ellos mismo fueron testigos, porque el grupo de Federico, torpemente, lo reflejaron en el blog público del SOC-Almería
A PARTIR DE MARZO DE 2014, SORPRENDENTEMENTE LA NACIONAL DEL SAT CAMBIA DE POSTURA
Nada más acabar la Marcha a Madrid (parece que eso era lo único que les preocupaba, que no interfiriéramos en ella) y sobre todo a raíz de que anunciamos que se va a encargar una auditoría económica a una empresa, se produce un cambio de 180 grados en la posición de la Permanente Nacional respecto al Comité Territorial de Almería y a su Portavoz. No solo pasa a  ser tolerante con  Federico Pacheco y su grupo sino que incluso le dan a este, como premio, responsabilidades andaluzas e incluso internacionales e iniciando una campaña de acoso y derribo hacia el comité territorial de Almería que era el que había denunciado internamente las irregularidades. Al comprobar que todo había sido una estafa, que realmente no querían investigar ni depurar responsabilidades, es cuando por nuestra parte, lo que solo había sido un aviso, se convierte en una realidad y encargamos dicha auditoría. A pesar de que dejamos claro que aunque fuera una auditoría externa no se haría pública como así ha sido hasta el día de hoy.
Lo que vino después era lo esperado. Forzar decisiones en los órganos nacionales del sindicato, sin que la mayoría de los participantes en ellos conocieran los hechos de fondo y a base de utilizar la “autoridad moral”  de nuestros dirigentes, en particular la de nuestro portavoz nacional Diego Cañamero, para acabar de eliminar al Portavoz Territorial y al resto de responsables provinciales. Para terminar  por crear una Gestora inoperante, que mantiene al sindicato paralizado,  formada por los 3 miembros de Sevilla del Nacional: José Caballero, Mari García y Javier García (los tres que estaban al tanto de todo lo que ocurría en Almería y que han sido corresponsables)  y una sola persona de Almería, la asesora laboral elegida por Federico ya que ningún otro afiliado de Almería ha querido formar parte de esa Gestora ilegal e inmoral.
A partir de la Marcha a Madrid que termina el 21 de marzo nos damos cuenta por muchos datos, algunos ya los hemos contado, que desde la Nacional nos han estado engañando y que no hay intención real de investigar ni mucho menos de “limpiar el sindicato”. Y es por lo que ya decidimos llevar a  cabo la auditoría externa,  ya que necesitábamos saber que había  pasado económicamente.
A partir de ahí comienza la persecución a las personas que habíamos osado remover los cimientos de la “estructura de poder” que desde hace años imperaba en el SAT-Almería.  Intervienen primero algunas responsabilidades, luego todas, nombran una Gestora fantasma y se inventan para disimular una Comisión de investigación interna parcial formada por las mismas personas que nos habían estado “toreando” durante todos estos  meses: Javier García (comunicación), María García (acción sindical) y José Caballero (Organización).
Y es ahí cuando ya decidimos y tenemos claro que no vamos a participar en todo este montaje. No reconocemos dicha Gestora y nos negamos a colaborar con esa Comisión de Investigación Interna que tal y como predecíamos, no solo no investigó ni una sola de las acciones irregulares y fraudulentas del equipo de Federico, sino que vergonzosamente se dedicó a investigar los apenas tres meses en que nosotros tuvimos acceso a las cuentas del sindicato (desde 18 febrero 2014 a 19 de mayo del 2014) cuando además ya el sindicato no recibía esas sumas de dinero de Europa. Para mas “inri” utilizaron el hecho de que, nosotros nos negamos a colaborar y a dar cuentas de los movimientos económicos de esos tres meses hasta que no investigaran primero las irregularidades que habíamos denunciado y hasta que no se depuraran responsabilidades, para acusarnos a nosotros de no rendir cuentas y de no saber que hemos hecho con el dinero y utilizarlo como un argumento mas para sancionarnos y apartarnos del sindicato. Y ya lo hemos dicho por activa y por pasiva, tenemos las cuentas muy claras, todo detallado, salidas y entradas y justificantes del poco dinero que hemos movido en esos tres meses, pero no se las vamos a dar a la dirección del sindicato hasta que no investiguen de verdad y resuelvan todas las irregularidades que hemos descubierto y denunciado durante todo el año 2013. Por el contrario a  toda aquella persona, afiliada o no, y que tenga interés y no forme parte de todo este “montaje”, no tenemos ningún problema en mostrárselas.
Para darle “legalidad” a este montaje, van forzando la reunión de órganos nacionales, algunos que hasta ahora nunca se habían utilizado, como es el caso del Comité Nacional donde solo acudieron 17 de los mas de cincuenta miembros que lo conforman o en Asambleas Nacionales como la del 8 de junio en Osuna donde acudimos y no se permitió al portavoz territorial exponer todo el informe sobre los hechos e incluso donde se le impidió la palabra por parte del mismísimo Diego Cañamero a los militantes del SAT-Almería que acudieron a dicha Asamblea,  por lo que decidimos no volver a participar en todo este “proceso” para no legitimarlo. Hasta llegar a la Asamblea Nacional del 13 de julio, ya sin nuestra presencia, donde expusieron verbalmente los resultados de la comisión de investigación y que curiosamente originan las sanciones antes mencionadas a  los militantes del SAT-Almería que habíamos encabezado la denuncia.
La Comisión de Investigación fue un autentico paripé. No investigaron nada absolutamente de todo lo que habíamos denunciado verbalmente y en el amplio dossier que les facilitamos. Utilizaron la Comisión para apartar del sindicato a la militancia que les molestaba. Se han reído de toda la afiliación de Almería. Los resultados de esa Comisión no se le han hecho llegar a la afiliación de Almería ni de Andalucía por escrito. Y por supuesto tampoco a los sancionados. No se atreven a darla por escrito porque saben la ilegalidad que han cometido y porque son rebatibles todos sus argumentos. Es un autentico fraude.
DENUNCIA EN EL JUZGADO Y DENUNCIA PÚBLICA
Ante el fraude y engaño  y ante la imposibilidad de resolver el tema internamente y ante hechos consumados como las sanciones recibidas, y a pesar de que llevamos mucho tiempo alargando tanto la exposición de la denuncia en el Juzgado como la difusión a los medios de comunicación, ante la gravedad de las irregularidades cometidas y ante la total certeza y seguridad  que tenemos de los hechos  que hemos descubierto, es por lo que ayer miércoles 1 de octubre, 17 militantes del SAT-Almería,  pusimos una denuncia en el Juzgado Decano de Almería contra Federico Pacheco Frías y contra la asesora laboral  como responsables directos en Almería de los hechos denunciados y al ser ellos los que tenían acceso a las cuentas del sindicato, así como contra Diego Cañamero como máximo responsable nacional del SAT ya que no solo es   conocedor de lo ocurrido sino que , lo ha permitido, no ha depurado responsabilidades y  no ha actuado en consecuencia para “limpiar el sindicato”.
Lógicamente la denuncia no puede contemplar todos los aspectos que acabamos de contar de tipo orgánico, algunos de ellos muy graves  y se tiene que basar más bien  en los fraudes e irregularidades económicas que hemos descubierto.
Por tanto la denuncia contempla 4 hechos fundamentales:
1) Irregularidades económico-financieras cómo el desvío del dinero de indemnizaciones del FOGASA a trabajadores para otros menesteres.
2) Irregularidades en relación a las subvenciones recibidas para cursos de formación.
3) Las continuas denuncias de falta de transparencia ante los responsables del sindicato
4) Ilegalidades en materia sociolaboral. Trabajadores sin contrato que perciben salarios del sindicato pero que a la vez están recibiendo prestaciones incompatibles.
Ni que decir tiene que no es un día feliz para nosotras y para nosotros. En ningún momento querríamos haber llegado aquí. De hecho llevamos  meses postergando esta decisión. Creíamos firmemente en el proyecto SAT. Alguno de nosotros somos incluso  de los primeros fundadores del SOC en Almería en el año 2000 y también simpatizábamos y colaborábamos con el SOC desde sus inicios a mediados de los años 70 del siglo pasado,  pero también hoy tenemos mas claro que nunca, que el callarse y el no actuar es precisamente lo que mas daño le puede hacer al proyecto en el que  creemos firmemente, por encima de siglas, que no es otro que el de un sindicalismo soberanista  andaluz honesto y combativo. Y que la verdad, la transparencia y la honradez deben presidir todos nuestros actos y que si queremos llegar a una Andalucía Libre, a una nueva sociedad sin clases, el vehículo que utilicemos, debe de ser también  desde ya  libre y limpio.
Algunos y algunas dirigentes de nuestro sindicato dirán que “los trapos sucios se lavan en casa”, de hecho ya lo han dicho, aunque tampoco lo han hecho y nosotras y nosotros decimos que “dentro o fuera, pero que se laven, que no se escondan debajode la cama”.


 

 

1 comentario:

  1. Hemos publicado numerosos artículos y documentos que avalan la tesis y la denuncia que hemos interpuesto en el juzgado. No obstante, a quien no quiere oír da igual que le chilles. Quien no quiere leer da igual el tamaño de la fuente.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en esta página.